Jugar en la selección española, desde dentro: «Hay mucho sufrimiento detrás»

Las amenazas de muerte a Morata han provocado una reacción en el vestuario.

La denuncia de Álvaro Morata aún resuena en la concentración de la selección española. Las amenazas en redes, los insultos a su mujer e hijos en Sevilla de su propia afición. El delantero recibe todo el respaldo de su ‘segunda familia’ en días de reflexión sobre la necesidad de marcar un límite. «Detrás hay mucho sufrimiento», afirma Mikel Oyarzabal.

Oyarzabal reflexiona sobre ello en una entrevista en la que muestra su humildad. Cuando habla de la gran campaña de la Real Sociedad recuerda que no estuvo a la altura que deseaba. Esa exigencia que se impone es clave del éxito de un delantero en el que confía Luis Enrique Martínez y al que está por llegar su momento en la Eurocopa.

«Malacostumbraron un poco a todo el mundo haciendo ver que todo era más fácil de lo que realmente es. Hacían parecer que llegar a una final y ganar títulos se debía hacer siempre. A los aficionados y a los que estamos aquí nos malacostumbraron al éxito pero ojalá se pueda repetir y mejor malacostumbrarse que no conseguirlo», expuso sobre los antecedentes gloriosos de la selección española que ganó dos Eurocopas y un Mundial. Y la presión que eso conlleva en el presente.

Preguntado por cómo se ven de cara a las eliminatorias, el atacante dejó esta reflexión: «A todo jugador que es profesional le gusta jugar este tipo de partidos en eliminatorias de competiciones grandes. Ahí es donde realmente hay que dar el callo. Son los partidos que más te gusta jugar. Estamos capacitados para ello. Que no nos vean favorita nos da igual. Tengo confianza en el grupo, es muy bueno futbolísticamente hablando y en lo humano, el buen rollo y lo que estamos viviendo dentro se refleja en el campo, a pesar de que los resultados en el grupo no han sido los mejores».

«Muchas veces del fútbol solo se ve el lado bonito y detrás hay mucho sufrimiento. Somos unos privilegiados por estar aquí y hacer lo que nos gusta, pero ese sufrimiento lo pasa uno solo y después cuando te salen las cosas bien, el equipo consigue la clasificación tras un gran partido, es normal sacar la tensión con las lágrimas», explicó al serle puestas sobre la mesa las lágrimas que derramaron al clasificarse para los octavos de final. En plena campaña contra ellos.

Y sobre las críticas a Morata aportó esto: «Muchas veces estamos expuestos a cualquier cosa, hoy en día en las redes sociales cualquier persona te puede decir cualquier cosa sin que le pase nada y como se te ocurra responderle la culpa va hacia ti. La gente es libre de dar su opinión en lo futbolístico pero sin sobrepasar unos límites que muchas veces se sobrepasan. Lo vivimos y pasamos muchas veces porque entendemos que es parte de esto, pero hay un momento en el que dices basta y no puedes seguir con ello (…) Sabemos cómo funciona, conocemos a Álvaro, sabe que nuestro apoyo lo tiene siempre, le ayudamos y estoy seguro que va a dar mucho que hablar en lo que queda de Eurocopa y nos va a dar muchas alegrías».

César Azpilicueta, vital en la mejora española desde el carril derecho, manifestó lo siguiente: «(Morata) Ha pasado momentos difíciles y cualquier delantero necesita siempre goles, pero Álvaro hace un trabajo espectacular, más allá de los tantos, que dejó uno espectacular en la prórroga. Aporta muchísimo dentro del campo al equipo y ojalá que ese gol consiga darle más confianza si cabe para lo que viene».

«Son hechos que no me cabe en la cabeza que ocurran, traspasan el límite. En Inglaterra hacemos mucho trabajo con las redes sociales para erradicar ese tipo de actos y amenazas. Se traspasa una línea innegociable. Nos quedamos con el apoyo que recibió Unai (Simón) tras el error en Copenhague y que se extiende al que la afición dio a todo el equipo, pero hay que luchar para que ese tipo de actos se acaben en el mundo del fútbol», zanjó sobre las amenazas de muerte sufridas por el delantero de la Juventus.

Más allá de las bromas y memes que soporta por sus fallos en la definición, el delantero denunció en la Cope amenazas de muerte y la situación que vivieron en La Cartuja, en el encuentro ante Eslovaquia, su mujer Alice y sus hijos, insultados con la camiseta de su padre. «Tiene la situación un grado tal de seriedad que debe ser puesto en manos de la policía porque insultar y amenazar de muerte a quien sea, pero más a niños es un delito grave», manifestó Luis Enrique. El seleccionador ha hecho defensas con rotundidad de su jugador en la Eurocopa, transmitiéndole siempre máxima confianza, pero en un caso que traspasa lo deportivo, no quiso profundizar y pidió una actuación rápida que corte esos comportamientos. «Se debe poner en manos de las autoridades y que se corrija de manera rotunda», pidió.

Asimismo, Koke Resurrección también reflexionó sobre la situación que sufre su compañero, al que ha dado todo su apoyo estos días, y pidió a aquellos que faltan el respeto que reflexionen sobre sus comportamientos. «Nosotros estamos expuestos a todo tipo de críticas y las aceptamos, pero todo tipo de amenaza a un jugador, familiar o a los niños no lo aceptamos. Todos somos responsables de los actos y tenemos que ser conscientes de ellos. Hay que saber lo que hacemos y lo que decimos, hay que denunciar todo tipo de acoso», dijo.

«No me entra en la cabeza que personas hagan este tipo de comentarios por redes sociales que pueden hacer mucho daño al jugador, que estás expuesto y lo llevas, pero hacerlo con la familia y a niños es pasarse y denunciable», añadió. Al enterarse de lo ocurrido, Koke reconoció que se fundió en un abrazo con Morata para animarlo. Con el paso de las horas ha intentado dar normalidad y mantener el mismo trato, con el objetivo de que su compañero llegue centrado al duelo ante Croacia.

«Hay que actuar siendo lo más normal posible con él que es como se le ayuda, intentar que esté centrado en la selección aunque tras un partido no sea fácil que te lleguen amenazas. Yo le di un abrazo muy fuerte, porque es un amigo que quiero mucho», reconoció. «He jugado desde pequeñito con él y al enterarme le di un abrazo muy fuerte y mucho ánimo porque no es fácil estar en su piel. Seguro que necesitaba un abrazo fuerte de su mujer pero se lo di y desde entonces a base de bromas, riendo desviamos el tema y estamos centrados en lo que tenemos que estar», sentenció, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *